Adopciones y Decisiones

Para Grupos y Rescatistas

Por: Mirtha Rodríguez

Dar un animal en adopción (a gatos o perros) es una decisión importante y por tanto debe ser responsable

Su destino dependerá de su buen criterio e instinto, su futuro, bueno, excelente o malo lo perseguirá siempre. Porque no se trata de un animal, sino de una vida; de un ser que compartió con nosotros, al que asistimos en su esterilización y tratamientos, y acompañamos a superar momentos difíciles. Todo sin contar la inversión de recursos en salvarlo. Se entrega un animal a quien le pueda dar una vida, incluso mejor que nosotros. Nunca entregue a un animal a la ligera, de apuro, para salir de él y de sus necesidades.

Al evaluar al candidato hay que conocer:

Dónde vive y a qué se dedica.

  • Si habita en casa o departamento.
  • Con cerca, con balcón, si las ventanas tienen cedazos.

Si ha tenido mascotas, si las conserva, o por qué ya no las tiene.

  • Asegúrese de que si tiene otras mascotas, estén esterilizadas.
  • Si tiene perro o gato, cuál sería su relación con el nuevo miembro.
  • Si le dice que su mascota murió por la edad es una buena señal.
  • Si le dice que su mascota murió de enfermedad, preguntar de qué, y qué atención veterinaria recibió. Esto le permitirá evaluar si el posible adoptante tiene el interés y los recursos para ofrecerle atención médica preventiva y necesaria a su posible adoptante. Si le dice que su mascota fue envenenada, atropellada, cayó de un balcón, o ventana, desapareció o se le perdió… descártelo. Ej. “Teníamos un gatito… mi hija de 16 años, jugando se le tiró encima y lo aplastó…”. (Versión de la vida real)

Si vive es zona de riesgo:

  • Si hay envenenadores.
  • Si hay vecinos violentos y territoriales.
  • Si hay enemigos de los animales.
  • Si el adoptante tiene peleas vecinales.
  • Si el animal puede convertirse en objetivo de venganza… descártelo

Investigue sobre la calidad de vida del animal

  • Pregunte si el animal estará en soltura.
  • Si permanecerá amarrado o encerrado
  • Si el adoptante tiene la disposición de tiempo para atenderlo.
  • Si el adoptante viaja, o trabaja muchas horas o días.
  • Si alguien lo acompañará en su ausencia temporal.
  • Si alguien lo acompañará permanente si se trata de un adulto mayor.
  • Si el animal estará solo, atado, encerrado, a la intemperie o puede volver a ser abandonado… descártelo.

REALIDAD:

Hay gatos y gatitos, curiosos, traviesos, tranquilos, trepadores, golosos, cariñosos, huraños, escapistas...

REALIDAD:

Hay perros grandes y chicos, de pelo corto o largo, ladradores o silenciosos, temerosos, cariñosos, aventureros o son de los que escarban y que muerden calzados o muebles...

Hay que conocer el carácter y buscarle un hogar que compatible con su carácter y necesidades, para satisfacción del adoptante y el adoptado, como tranquilidad nuestra.

  • No se arriesgue. Entregue el animal personalmente.
  • Busque referencias, las redes sociales son eficientes.
  • Entréguelo esterilizado, desparasitado y vacunado.
  • Si tiene algún juguete, plato o mantita, entréguelo a su nueva familia. Eso le dice a sus adoptantes que es importante para nosotros, y lo ayudará en su adaptación.
  • Lleve un contrato con copia para certificar la adopción y la cartilla de vacunas.
  • Conserve fotos del animal.
  • Manténgase en contacto siempre que pueda, y hasta que el vínculo se haya establecido.
  • Esté dispuesto a reubicar el animal si fuera necesario.
  • Por experiencia aprendemos que puede haber peores cosas para un animal que vivir en la calle.

Mucha suerte, porque el destino de cada animal depende de esa decisión.

AdoptaPanamá es una organización sin fines de lucro que trabaja para el beneficio de los animales
Ayúdanos a continuar nuestra labor con una donación.