¡Adoptar Cambia Vidas!

Al adoptar una mascota, le das la oportunidad de ser un miembro de tu familia. ¡Ella a cambio te da todo su amor y lealtad!

Encuentra un compañero de por vida

Adoptar es una responsabilidad. Recuerda leer las Condiciones de Adopción antes de tomar la decisión.

Portada_screen_shot_2016-10-31_at_9.38.23_am

¿Le das a Luli un espacio en tu hogar y corazón?

Hola, soy una perrita que busco un hogar en donde me quieran mucho. Actualmente vivo en el Hogar Temporal que queda en Felipillo. Soy dócil y un poquito tímida; quisiera una oportunidad para demostrarte que puedo ser una perrita muy alegre con tu ayuda, cariño y amor. Ya estoy esterilizada ¿Me adoptas?

Luli lleva 67 meses esperando un lugar al cual llamar hogar. ¿Te animas a invitarlo a tu hogar?

Portada_gap2

¿Le das a La Gatita una oportunidad para darte amor y felicidad?

Fuí rescatada junto a mis tres hermanos cuando eramos recién nacidos. Mis hermanos encontraron hogares, pero todavía falto yo. Quisiera que me adoptase un hogar responsable y amoroso. Soy juguetona y una excelente alarma despertadora en las mañanas. Soy pequeñita y traviesa, por eso me llaman Gatita.

La Gatita lleva 29 meses esperando un lugar al cual llamar hogar. ¿Te animas a invitarlo a tu hogar?

¡Adoptar Salva Vidas!

Al adoptar puedes cambiar dos vidas y compartir la historia.

Full_tina_antes

Su Vida Antes

Yo he sufrido muchas penurias en mi vida, pues malas personas me tiraban piedras, me pateaban, me gritaban y yo no sabía por qué. No entendía de dónde salía tanta maldad. Hasta los perros machos me hacían daño. Un día sentí unos fuertes dolores y supe que tendría bebés. Es muy triste ser una madre hambrienta que no puede alimentar a sus hijos, quisiera haber sido esterilizada a tiempo para sólo sufrir sola pero eso no ocurrió. Tuve 6 cachorritos y uno se me murió, pues aun con los esfuerzos de buena madre pues nunca me alejé de ellos, a pesar de las piedras que me tiraban, el hambre y la lluvia, no pude hacer nada por él.

Full_tina

Su Nueva Vida

A pesar de mis penurias, yo tenía una luz en mi vida, María. Ella me daba de lo poquito que tenía para comer y yo siempre le fui muy agradecida. Gracias a Dios otras buenas personas pudieron ir y sacarnos a todos de ese horrible lugar. Con cariño, paciencia y cuidados, fui ganando peso para alimentar a mis bebés, quienes fueron creciendo súper rápido. A pesar del maltrato que sufrí por parte de malas personas soy una perrita muy cariñosa, agradecida y que se desborda en amor y besos por acurrucarse con mi persona especial. He sido muy afortunada de ser salvada y esterilizada para no traer más bebés a sufrir lo que yo sufrí. Mi familia y yo tuvimos un final feliz, ¡todos fuimos adoptados porque buenas personas decidieron darnos un espacio en su hogar!

AdoptaPanamá es una organización sin fines de lucro que trabaja para el beneficio de los animales
Ayúdanos a continuar nuestra labor con una donación.